¿Cómo elegir un buen inoculante para ensilaje?

Oct 15
¿Cómo elegir un buen inoculante para ensilaje?

Ensilar es una práctica común e importante para conservar forrajes con el propósito de preservar su calidad. Aunque la fermentación del ensilaje ocurre naturalmente bajo condiciones anaeróbicas debido a la población natural de bacterias presentes en la planta, el uso de inoculante es indispensable para mejorar la velocidad y eficiencia en la fermentación, la cual está relaciona con el número y tipo de bacterias productoras de ácido láctico presentes en el inoculante. La rapidez de la disminución del pH en el ensilaje influye en la cantidad de azucares solubles utilizados por las bacterias, la preservación de la proteína verdadera, la cantidad de ácido láctico, ácido acético, etanol, y finalmente la calidad del ensilado. Recientemente, ha habido cambios significativos en los tipos de inoculantes disponibles en el mercado. Los inoculantes contienen cepas bacterianas enfocadas a conducir una buena fermentación de los forrajes y están divididos en dos categorías dependiendo de la forma que fermentan los azucares de la planta, especialmente la glucosa. Los homofermentadores producen solo ácido láctico y dentro de ellos se encuentran especies de Lactobacillus como L. plantarum y L. salivarius, y especies de Pediococcus spp, y Enterococcus spp. La otra categoría, los heterofermentadores producen ácido láctico, ácido acético o etanol, y bióxido de carbono.

La alta producción de acido láctico por parte de las bacterias homofermentativas tiene como efecto la rápida caída del pH, resultando en una mayor estabilidad del ensilaje.

Los inoculantes homofermentativos son más eficientes en el uso de la energía que los heterofermentativos. Durante la homofermentación, cada molécula de glucosa produce dos moléculas de ácido láctico resultando en una mayor recuperación de materia seca y poca pérdida de energía en el ensilaje y mayor conservación de proteína. Además, el ácido láctico es un ácido fuerte que reduce rápidamente el pH en el ensilado en comparación con otros ácidos orgánicos. Contrario al efecto generado por la heterofermentación, donde el pH final es más alto debido a que cada molécula de glucosa usada por los microorganismos heterofermentativos produce una molécula de ácido láctico, una de ácido acético o etanol, y bióxido de carbono. El bióxido de carbono sale del ensilaje como un gas, resultando en pérdidas de materia seca y el ácido acético no es un ácido fuerte como el láctico, y el etanol no tiene efecto en el pH del ensilaje.

Trabajos de investigación han demostrado que el uso de un inoculante de alta calidad reduce la pérdida de proteína verdadera, disminuyendo la producción de amonio y compuestos nitrogenados solubles.

La alimentación con ensilaje de mejor calidad, tanto en contenido de proteína verdadera y azúcares (CHO), resulta en un aumento de la producción de proteína microbiana y consecuentemente en un mejor desempeño productivo del animal.

Artículo de Jorge Peña Gutiérrez

Ing. Agrónomo, MSc.

Alltech Chile.



All Categories